Das paradies experiment

vero_roger.jpg

Yo ya entraba decepcionada a la obra. Porque la última que vi de Roger Bernat fue Tot és perfecte y me gustó tanto, que me parece imposible que otra pieza pueda nunca volverme a gustar tanto. Como cuando rompes con el amor de tu vida y te parece que nunca vas a enamorarte así de nuevo. Y así es. Aunque claro luego la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay, ay. Pero volvamos a Das paradies experiment. Me gusta que el nombre esté en alemán, sobre todo teniendo en cuenta que he venido de Berlin a Barcelona por un fin de semana sólo para ver la pieza. Es lo menos que Roger podía hacer por mí.

Yo en Berlin es como si me hubiera muerto y me hubiera despertado en el paraíso. Todo me parece maravilloso allí, cuanto más nieva, más me gusta. Cuanto más alemán me hablan, más disfruto. Así que yo misma estoy en mi propio Paradies Experiment.

Dicen que la pieza va de la transexualidad y ellos querían hablar de ese tema al final de la pieza. Vero, Margalida y Roger con pelucas rubias. Pero es que nosotros estamos hartos de asambleas, como muy bien apuntó Jokim y de todas formas para mí la pieza iba de otra cosa. Y estoy en mi derecho, digo yo. Vero y Margalida se dedicaban durante una hora y media o dos tal vez, a hablar de su vida, de sus recuerdos. Algunos de ellos significativos, otros banales. «Recuerdo una vez…» repetían una y otra vez.

Al acabar la pieza pidieron la participación del público y yo quise recordar también:
«Recuerdo una vez cuando era pequeña, llegué a casa del colegio y le dije a mi madre que me gustaría ir a un internado, y llevar uniforme y entonces ella me dio una bofetada.» Todavía me duele.

Toda la pieza era una acumulación de recuerdos de una vida. Ellas estaban en esta habitación desordanada, escuchando música, revolcándose en la cama, jugando, mientras tú repasabas tu vida con ellas. Hubiera sido bonito que todo el mundo se hubiera puesto a contar sus recuerdos. Yo creo que todos tenían ganas.

La última canción era un tema clásico de Green Day o algún grupo que se llama parecido, esa canción que bailábamos todas ciegas cuando teníamos 16 años. Cuando sonó esa canción me eché a llorar desconsoladamente. Y cuando paré, sonaron los últimos acordes de la canción y se apagaron las luces. La pieza había acabado. Yo no tengo ni idea de teatro, pero supongo que esto quiere decir que la dramaturgia es buena. Y los planetas giran alrededor del sol.

Aquí van los CVs de Das paradies experiment: (+ info)

Vero Araúzo –Actriz- (Madrid, 1974): La encontré detrás de la barra de un bar en una callejuela anegada de meados. No me hacía ningún caso. Un día me invitó a su casa a comer. Las paredes pintadas de rojo estaban cubiertas de fotos arrancadas de revistas en las que posaban chulos de grandes pollas. Comimos algo que no recuerdo pero que no era muy bueno. Fuimos a la cama, me arrodillé delante de su sexo, lo olí y me recordó al jamón en dulce. Nunca pensé que las pollas tuvieran olor. La chupé y luego la penetré hasta que nos corrimos. Por la noche fuimos a una discoteca hip-hop y bailamos mucho. Yo tenía los ojos cerrados pero imaginaba la cara de los chicos de gorras de los New York Yankees.

Margalida Riera –Actriz- (Palma, 1983): No venía nunca a clase pero me pidió asistir a los ensayos de Das Paradies Experiment. Le dije que si quería estar en la obra tendría que trabajar y que yo la explotaría. Se encargaba de estar en contacto con la gente del Lliure, de comprar las cervezas y los ganchitos para el ensayo y un día trajo una ensaimada. Luego se puso a hacer de actriz. Creo que debe de tener unos pechos muy bonitos.

Max Glaenzel y Estel Cristiá –Escenógrafos-: Los tenía vistos del barrio. Les encanta ir a mercadillos de viejo igual que a mí.Y me llevan a hangares de venta de moqueta en el Vallés en los que encontramos cosas y personas tan bonitas que merecen que se haga un espectáculo sólo para poder observarlas. Les pedí que hicieran la escenografía de Amnesia de Fuga y funcionó. Les pedí que hicieran por dos veces la de Tot és Perfecte y funcionaron. Vaya, que nos entendemos.

Roger Bernat –Director- (Barcelona, 1968): Una tarde de 1993 mi novia me dijo que tenía que estudiar teatro. Así lo hice.

Hoy es vuestra última oportunidad. A las 18:30 en el Lliure.

7 Responses to “Das paradies experiment”

  1. janebeta7 Says:

    ¿qué ha pasado con la plantilla del WordPress? me gustaba mas antes 🙁

  2. Administrator Says:

    ay, es que estamos en obras,,, me despisté y dejé una plantilla de prueba

    Maria

  3. tognazzi Says:

    La canción era la siguiente: Song 2 de Blur.

    Esta es la letra que a ellas tanto gustaba repetir: Its not my problem…

    I got my head checked
    By a jumbo jet
    It wasnt easy
    But nothing is, no

    When I feel heavy metal
    And Im pins and Im needles
    Well I lie and Im easy
    All of the time but Im never sure when I need you
    Pleased to meet you

    I got my head done
    When I was young
    Its not my problem
    Its not my problem

    When I feel heavy metal
    And Im pins and Im needles
    Well I lie and Im easy
    All of the time but Im never sure when I need you
    Pleased to meet you

  4. Ricardo Says:

    Hola saludos desde venezuela…. muy buena su página, me encantaron los escritos y las fotografías

  5. roger Says:

    Pero ¿¿¿por qué un espectáculo en el que participa una transexual tiene que hablar de transgenerismo??? Das paradies experiment no hablaba de eso. Era necesario que durante el show hubieran algunas referencias a la presión que sufre este colectivo y Vero en particular, pero en ningún momento el espectáculo trataba de eso. Yo tampoco me voy a poner aquí a contar de qué trataba porque es probable que no lo sepa ni me importe mucho. Me gustaba como sonaba.

    Al acabar la función el público intercambiaba opiniones y experiencias con nosotros tres. Sí, era una especie de asamblea o de teatro-forum. El sábado la cosa gravitó alrededor del limbo legal en el que se ve forzada a vivir Vero dada la legislación vigente. A mí también me hubiera gustado que la cosa derivara hacia otros lugares. Eso sí estaba en manos del público.

    Saludos.

  6. Maria Says:

    Hola Roger,

    gracias por dejarte caer por aquí, aunque sólo sea para reñirme.

    Cuando digo «Dicen que la pieza va de la transexualidad» no se muy bien a quien me refiero. La gente, al salir de la pieza, hablaba de ese tema. A lo mejor es porque Vero habló de ese tema al final.

    Alguien dijo que el tema de la pieza era la transexualidad?
    Que hable ahora o calle para siempre.
    A lo mejor para alguien sí que fue ese el tema de todas formas.

    No sé por qué la gente se toma tan en serio lo que escribo aquí.
    Quién soy yo para opinar al fin y al cabo? Yo aquí digo lo que pienso, pero mira, de un día para otro se me han olvidado las razones que me llevaron a escribir una cosa. Pero ahora que lo dices, hay algo que no me gustó de la pieza.

    En la pieza se habla de sida. Se cuenta una anécdota, real o no, me da igual. Pero se habla de sida, de yonkis y de muerte. Y me parece muy mal que todavía estemos con ese rollito. Me aburre. Sí, una de las realidades del sida es la muerte y la heroína. Pero ésto se ha quedado un poco 80s. Mis amigos son seropositivos y no se pinchan ni están muertos, ni se están muriendo. Estan vivos y follan y todo lo demás.

    Es como cuando a mí me violó un hombre negro y yo hice una pieza sobre el tema y cuando puse una imagen del hombre negro violador mi profe me dijo que resultaba racista y yo le contesté que era la verdad de lo que había sucedido y él me dijo que le daba igual.

    Luego la gente ve espectáculos y se cree que el sida es sólo cosa de yonkis y de prostitutas y de áfrica. Hay mucho tabú con este tema. Así que yo hubiera preferido que para hablar así de sida, mejor no hacerlo.

    Así que supongo que lo que tengo que hacer son piezas en las que se hable de sida de la manera que a mí me gusta.

    Quién soy yo.

  7. roger Says:

    no te riño. soy un fan.

    pero los años 80 existieron y nuestros amigos caían como moscas. no puedo dejar de recordar ese momento desde ese prisma. ahora el sida es otra cosa, entonces era peor que una fatwa. hablar del VIH tal y como fue me parece necesario para entender su actualidad. el sida, como tantas otras cosas, forma parte de nuestras vivencias y ha conformado nuestra manera de entender el mundo.

    y, respondiendo a tu pregunta, ¿quién eres tú? la suma de esas experiencias y la voluntad de boogie-woogie.